El herrador alemán Christoph Müller herrando a un caballo

Existen diferentes motivos por los que una persona puede convertirse en un herrador. La decisión de Christoph Müller fue muy especial.

En 2004 este joven ingeniero agrícola alemán, decidió ir a una escuela de herradores. Acababa de comenzar un trabajo en Cera, una compañía que había desarrollado una herradura de plástico. Müller quería profundizar en su conocimiento sobre la industria para comprender mejor a qué se enfrentan los herradores todos los días. El objetivo era dar mejores seminarios y consejos. Ese plan se convirtió en un éxito y Christoph fue “contagiado por el virus herrador”. Después de su examen estatal se graduó en su prueba de maestría y también se convirtió en un recortador certificado de cascos de vacas. A partir de ese momento Müller ahora recorta y hierra caballos todas las semanas para practicar y divertirse.

Después de su empleo en Cera, Christoph cambió de trabajo; primero Vettec y luego Mustad. Como Gerente de Ventas es responsable de Alemania, Austria, Suiza y Checoslovaquia. Gracias a su profundo conocimiento del mercado a veces participa en el desarrollo de nuevos productos. Aun así y a la par de su exigente trabajo, Müller mantiene el tiempo para seguir practicando como herrador.

Un tipo de herradura, tres tamaños diferentes de clavos. ¡Eso fue todo!

En comparación con el comienzo de su carrera Christoph ha notado algunos cambios inmensos en la industria. En primer lugar, la calidad y la cantidad de productos disponibles para los herradores y el cuidado de los cascos ha aumentado enormemente. Cuando asistió a la escuela solo había un tipo de herradura y tres tallas de clavos en el uso diario. Hoy la gama de productos utilizada en las escuelas estatales es grande y se ha convertido más en un reflejo de lo que acontece en el mercado.

En segundo lugar, para los herradores se ha vuelto más fácil pedir sus productos en un corto plazo. Hace quince años la mayoría de los herradores hacían su pedido dos veces al año. Ahora es más práctico hacerlo en una vez por semana y a veces diaria.

Estos cambios han sido causados ​​principalmente por internet. La información se comparte más rápido, los herradores están mejor informados y el pedido y recepción de la mercancía se ha vuelto más fácil. Pero aun así Christoph se da cuenta de que todos los productos nuevos, en particular los tipos de herradura, necesitan algún tiempo para ganar su lugar en el mercado. Después de todo la herrería sigue siendo una artesanía y los nuevos productos solo son ampliamente utilizados si benefician el trabajo del herrador y cuando se han acostumbrado a ellos.

El herrador alemán Christoph Müller clavando un clavo en un casco

Nunca puedes hacer un mal trabajo por economizar tiempo.

Lo que le gustaría cambiar a Christoph en la industria es la forma en que muchos herradores formales y profesionales se miran a sí mismos. Se pregunta por qué algunos de ellos piensan que necesitan herrar o recortar más caballos a bajo precio, en lugar de darles un mejor tratamiento a los caballos y hacer un trabajo mejor y más lento. Si el cliente siente que su caballo está debidamente atendido, tratado con respeto y el trabajo es bueno, está dispuesto a pagar por ese servicio. Después de todo, el trabajo del herrador no es solo herrar o recortar, se trata de inspeccionar el caballo regularmente y de vigilar su forma. ¿Por qué debería ser una profesión menos valorada? Afirma que “puedes hacer un buen trabajo más rápido, pero nunca puedes hacer un mal trabajo para economizar tiempo. Entonces un trabajo bueno y más lento, a una tarifa más alta, es la única solución para mejorar la salud del negocio del herrador a largo plazo”.

El herrador alemán Christoph Müller trabajando en su trailer

Como herrador Christoph se especializa en herraduras ortopédicas, en particular en el tratamiento de laminitis. En esa área es donde se refleja mejor su gran conocimiento de los materiales disponibles.

Sus principales consejos para quienes realizan herrado para laminitis son:
- “Estar bien preparado, infórmate sobre los mejores materiales, nuevos productos y tendencias”.
- “Ten cuidado de lograr un despegue uniforme”.
- “Combina los materiales de tal manera que ayuden bien, pero no empujen el vértice de la ranilla. Esto se puede lograr combinando dos materiales: uno duro en el frente y otro suave en la parte posterior del casco, por ejemplo plantillas, y una combinación de dos materiales de plantilla”.
- “Como debe suceder con todas las herraduras ortopédicas, nunca hacer el diagnóstico. Siempre hay que buscar cooperar con un veterinario”.

Quiero ayudar a otros herradores a hacer su trabajo más fácil y más seguro

Lo que más le gusta a Müller sobre su trabajo actual es brindar clínicas y consejos a los herradores. En cierto sentido es un idealista: tiene la intención de ayudar a otros herradores a que hagan su trabajo más fácil y más seguro, dándoles información sobre los productos con los cuales pueden lograrlo. Pero él no solo da información sobre nuevos productos, sino que también está involucrado en su desarrollo. ¡Aquí es donde aparece el ingeniero! El clavo VF-Pro y las herraduras DynaMic fueron, en parte, de su autoría y ahora está involucrado en un nuevo proyecto. Christoph está encantado con esta parte de su trabajo y espera intensificarla en el futuro.

El herrador alemán Christoph Müller clavando un clavo en un casco

¿Cómo le podemos ayudar?

No dude en ponerse en contacto con nuestro equipo de servicio si tiene preguntas, acerca de nuestros productos y servicios

Pídanos un consejo
Contact by Internet or Phone

Please note:

You're about to leave this website.

Yes, take me to